Oporto y sus rincones mágicos

Una arquitectura que ha convertido el casco histórico de Oporto en patrimonio de la humanidad.

oporto duero fachadas edificios

Si hay algo por lo que se caracteriza Oporto es por su arquitectura, edificios estrechos con fachadas multicolores, iglesias de piedra con baldosas que cuentan historias, puentes altísimos que atraviesan el Duero, callejones estrechos en los que se filtran los rayos de sol, locales con influencia Art Noveau y baldosas de cerámica pintados a mano.

A continuación os expondremos una serie de recomendaciones para visitar esta bella ciudad del norte de Portugal.

  • Recorrer a pie la preciosa Avenida de los Aliados.
  • Visitar tanto el interior como el exterior de la Iglesia y la Torre de los Clérigos.
  • Descubrir las preciosas Iglesias del Carmo, de la Misericordia y de San Nicolás, esta última famosa por su interior de estilo Rococó.
  • La Catedral y sus alrededores: aunque no destaca por nada en especial, tiene varios miradores cercanos con unas vistas espectaculares de la ciudad.
  • El Puente de Luis I: es recomendable recorrerlo a pie tanto de día como de noche.
  • El Palacio de la Bolsa y el Mercado de Ferreira Borges, ambos situados en la Plaza de Infante Don Enrique.

oporto plaza estatua

  • Entrar en el interior de la Estación de San Bento, con una colección de murales de cerámica dignos de pertenecer a un museo.
  • Paseo en barco por el Duero:Recorre sus cuatro puentes principales y ofrece unas vistas inmejorables de la ciudad.
  • Visitar la Casa da Musica, un referente de la arquitectura contemporánea portuguesa.
  • Pasear por los jardines del Palacio de Cristal y descubrir el desconocido Horto das Virtudes.
  • Un paseo por la otra orilla del rio, donde se sitúan las bodegas. Si te gusta el vino puedes degustar su famoso Oporto en cualquiera de ellas.
  • Libreria Lello, considerada la librería más bonita de Europa. Se recomienda visitarla a primera hora de la mañana.
  • Una visita en tranvía a la zona de playas, denominada Foz. Pasear por el paseo marítimo y admirar la desembocadura del Rio Duero.
  • Callejear, callejear y callejear…

Deja un comentario