Consejos para conducir sin fatiga

A continuación expondremos una serie de consejos que te ayudarán a prevenir incidentes o accidentes ocasionados por la fatiga.
fatiga coche viaje

Cuando conducimos cansamos, las posibilidades de sufrir un incidente o accidente, en el peor de las casos, se incrementan notablemente.

La solución es simple, basta con detener el vehículo, descansar un rato y de paso beber para combatir síntomas como la deshidratación.

A continuación expondremos una serie de consejos que te ayudarán a prevenir cualquier incidente o accidente ocasionado por la fatiga conduciendo un vehículo.

Comenzar el viaje cuando te encuentres más descansado

Lo mejor que podemos hacer es madrugar, no obstante, debemos dormir las horas necesarias para obtener un buen descanso mental y físico.

Si estas muy cansado, es conveniente evitar conducir cuando es de noche, también los momentos de más calor y después de comer generan una mayor sensación de cansancio en nuestros cuerpos.

Viajar con niños

Los niños más pequeños normalmente se suelen aburrir en el coche muy pronto.

bebe descanso vehiculo

Por ello sería conveniente aprovechar sus rutinas de sueño para realizar un viaje, de esta forma el viaje se les hará más ameno y podrás conducir más tranquilo.

Atascos y retenciones

Además de estresar y alterar la atención, fatigan enormemente al conductor al producir un entumecimiento muscular que disminuye la reactividad. Por si fuera poco, en algunos casos la agresividad se dispara al estar en un espacio cerrado inmóvil tanto tiempo.

Calor, oscuridad y monotonía

Las tres principales causas del descenso de la atención y del aumento de la somnolencia durante la conducción.

Los ruidos de fondo monótonos y permanentes durante el recorrido, las altas temperaturas y una baja intensidad de luz, favorecen la relajación y el adormilamiento.

Áreas de servicio

Es fundamental parar cada dos horas de conducción durante 15 o 20 minutos, estés o no cansado.

descanso vehiculo fatiga

No intentes luchar contra la fatiga, es una batalla perdida: nada mejor que una pequeña siesta que no sobrepase los 30 minutos para reponer fuerzas, despejarse y volver a la carretera.

Deja un comentario